Relaciones Internacionales en épocas dictatoriales y democráticas: el ejemplo de Albania


 

Por Edmond Trako

Hablar sobre mi país en cuanto a las relaciones internacionales en las épocas de la dictadura y de la democracia es un tema muy larga con bastantes acontecimientos. El año 2000 marca una fecha trascendente en la vida política de Albania y especialmente para las Relaciones Internacionales, porque cumple 10 años de ese gran cambio político, de intensa labor en la formación de una opinión pública capaz de dilucidar los grandes temas que abarca el mundo internacional.

 

Unos datos geográficos e históricos

 

            Albania (en albanés Shqiperia, “nido de águilas”) es un país europeo y se encuentra en el sur-este del viejo continente, localizada en la parte occidental de la península Balcánica, limita al noroeste y norte con Serbia y Montenegro, al este con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, al sureste y sur con Grecia, y al oeste con el mar Adriático.

 

            Albania es, étnicamente hablando, uno de los países más homogéneos del mundo; alrededor del 98% de su población de tres millones y media, son albaneses, un pueblo indoeuropeo que habla su idioma albanés.

 

            Bajo la ocupación romana, bizantina y más tarde turca, las fronteras del país cambiaron bastante. Durante todas las guerras, hay que destacar el papel muy importante que tuvo la resistencia albanesa por 5 siglos contra el imperio otomán encabezado por el príncipe Jorge Kastrioti-Scanderbeg (siglo XV), en la defensa de la patria y a la vez cristianismo europeo durante 25 años.

 

            Eran “las grandes potencias” europeas (Alemania, Francia e Inglaterra) con la petición de los diplomáticos de este periodo, que al principio del siglo “determinaron” las fronteras de Albania (Congresos de Londres y Berlín, 1913). Era un hecho muy importante histórico puesto que por un lado se reconoció este estado y por otra parte este reconocimiento le costó muy caro a Albania.

 

            Bajo reinado del rey Zog I (1924-1939) Albania sin duda estaba mejor que lo que pasó más tarde con la dictadura comunista de Enver Hoxha, aunque la monarquía era hasta un cierto punto absolutista. De tal manera, en Albania de anteguerra (II-a Guerra Mundial), empezó a desarrollarse una democracia que pudo conseguir unas relaciones exteriores importantes.

 

            Después de la segunda guerra Mundial el régimen comunista, ejerció un verdadero genocidio al nombre de la “lucha de las clases sociales”, una política económica totalmente destruida y un aislamiento total del país, interrumpió o empeoró las relaciones con el mundo occidental llamado “capitalista”. Por estas razones Albania se consideraba “el país de la dictadura más feroz de Europa del Este”, para no decir todo el mundo.

 

            Albania se incluyó en el llamado “Campo del Este”. El destino (suscrito en Yalta 1945) hizo que este país sufriera primero por estar bajo ese régimen dictatorial como todo el sistema de Europa Oriental. Segundo por tener como jefe de estado un dictador cuya paranoia casi destruyó el país y la vida de la gente.

 

Como características de dicha dictadura podemos mencionar:

 

- la desapropiación total de la gente, la gente que no tenía casi nada en su propiedad, y cuanto más hacía pública la propiedad, más se hacía feroz la dictadura.

 

- la lucha de clases sociales lo que presupone que todo lo que ocurría se hacía por tener más poder la clase obrera, ejerciendo presión y terror sobre los demás. Esta claro que era “la capa social de inteligencia” que sufría más por ser destinada de separarse de los intereses de esta clase.

 

- los encarcelamientos y destierros es la página más vergonzosa de un sistema que pretende ser humano.

 

- el pluralismo político estaba prohibido por ley y por supuesto que tenía solo un partido, que fue el partido comunista. En esa época los más grandes amigos del dictador de Albania eran los dirigentes comunistas en todo el mundo como, por ejemplo en Brasil, era Joao Amazonas, muy conocido en aquel tiempo en mi país. Relaciones políticas con esos dirigentes comunistas estaban consideradas como relaciones internacionales más importantes, mientras tanto que la diplomacia era muy formal y concentrada solo en la venta de las obras del dictador de Albania y en la propaganda falsa del sistema comunista.

 

- alianzas dictatoriales eran las alianzas que estableció el régimen dictatorial con otros regímenes dictatoriales empezando con el yugoslavo y seguido por el ruso y chino al final - lo cual acabo en 1975 con un aislamiento total del país lo que fue también la derrota definitiva de una economía muy débil.

 

            Así que, durante el sistema comunista dictatorial las relaciones internacionales entre Albania y otros países en todo el mundo fueron basadas solamente sobre la ideología marxista-leninista, o sea las relaciones eran más estrechas con los países que tenían sistemas parecidos o iguales con Albania, como por ejemplo China, Rusia, Cuba, así también Chile en la época de Allende etc. ( la embajada de Albania en Chile fue abierta en 1972)

 

            Eran los cambios políticos que ocurrieron en toda Europa del este que trajeron también cambios en la vida de Albania. En marzo de 1992 los albaneses con su voto libre trajeron al Poder a la oposición democrática.  El pais estaba en una situación fúnebre. En este año en Albania, así como en todos los otros países del centro y del este europeo, hubo un momento en que la gente se sintió liberada de un régimen opresivo y ese momento fue utilizada para poner en movimiento la transición a una sociedad abierta.

            Pero la ruptura de una sociedad cerrada no lleva necesariamente a una sociedad abierta, porque una sociedad abierta es una forma de organización más avanzada, más sofisticada que una cerrada. Una sociedad abierta no significa solamente un gobierno elegido democráticamente, sino que también una sociedad dominada por el estado, lo que significa una fuerte sociedad civil y el mando de la ley. Una sociedad en la cual la gente es libre, requiere instituciones. Las instituciones mismas necesitan ser mucho más sofisticadas porque deben permitir la expresión de diferentes puntos de vista e intereses, mientras que una sociedad cerrada, como fue Albania por medio siglo, reconoce sólo un punto de vista - el regente.

 

            Después de las elecciones para reconstruir la economía que estaba en un profundo coma, para ganar el tiempo perdido, para construir la sociedad de libre iniciativa, Albania y el Gobierno albanés eligieron el camino más doloroso y más difícil: la terapia de choque y una profunda reforma institucional y política.

 

            Despertar el interés de la población sobre cuestiones y conflictos internacionales, aproximándolos a los grandes lideres del mundo - sean diplomáticos, gobernantes, periodistas, empresarios han sido una constante de nuestras nuevas instituciones. Ligar estrechamente al albanés con el mundo de las relaciones internacionales, ha implicado un esfuerzo sostenido a lo largo de los años 90.

 

            El pluralismo político se estableció a finales del año 1990 (actualmente Albania tiene alrededor de 20 partidos políticos) Este cambio hizo posible que Albania reconociera los derechos humanos y reestablecer relaciones diplomáticas con países como EE.UU. Gran Bretaña, Israel y Rusia.

 

            Albania se incorporó en muchos organismos internacionales como Consejo de Europa, Parlamento Europeo, Organización para la Seguridad y Cooperación Europea y fue el primer país del este que adquirió su incorporación en las estructuras de la OTAN. El programa del gobierno albanés es de los más profundos en los países de Europa Central y tiene como objetivo integrar el país con Europa.

 

            Cambió también totalmente la situación en cuanto a las relaciones internacionales las cuales no son más basadas en la ideología anterior que tuvo como consecuencia un aislamiento casi total del país. Bajo el gobierno demócrata se lanzó la política de integración con los países vecinos, especialmente Italia, Grecia, Eslovenia, Croacia y más allá con Alemania, Francia, Países Escandinavos, Inglaterra etc. También el principio de la no-intervención en los asuntos externos de otro Estado adquirió el rango de axioma de la diplomacia albanesa en el contexto de las relaciones internacionales.

 

            A lo largo de estos años Albania consolidó su independencia y soberanía, convirtiéndose en un factor muy importante de la paz y estabilidad en la región. Uno de los objetivos más importante fue determinado, la formación del Estado legal basado en el respecto de los derechos humanos que junto con la economía del mercado derrotaron el sistema dictatorial.

 

            La reforma institucional ha mirado a la creación de una nueva administración y una nueva clase política. Actualmente más del 64% de los dirigentes albaneses provienen de las cátedras universitarias y demás instituciones científicas. En instituciones importantes como Ministerio del Exterior esta reforma era más profunda y radical.

           

            La ley sobre “Los derechos y libertades del hombre” constituye el acto jurídico completo que reconoce el derecho a la vida, la libertad de expresión que no existía antes y las garantías legales para defenderlas. La aprobación de dicha ley constituye una victoria aparte. Las libertades que contempla esta ley han sido el sueño secular del pueblo albanés. Al final después de 50 años de negar y violar de manera flagrante la libertad, los albaneses vieron realizado por ley su sueño.

           

            Los cambios operados en Albania en los últimos años son verdaderamente grandes, pero yo pienso que, aun mayores son los cambios ocurridos en la filosofía del pueblo. Las sociedades postdictatoriales manifiestan una serie de síndromes de adopción social que se pueden considerar como la patología de la transición.  Entre estos síndromes la más propagada es la de la euforia que crea la libertad durante esta primera fase, seguida por la sociología de la desperación, con la desilusión y falta de la seguridad. Estos síndromes en el terreno de la psicología tienen siempre su precio en punto de vista nacional, político, social y económico.

 

            Quisiera señalar, al terminar, que si hay alguna lección que aprender de los últimos eventos que hemos presenciado en Europa del Este especialmente durante esa época es que, la libertad no es simplemente la ausencia de represión, y que el colapso de una sociedad cerrada no lleva automáticamente a una sociedad abierta.



            

________________________________________________________________________________________________________________________
 << Voltar para Articles
Copyrigth © 2007 Todos Direitos Reservados