Las Relaciones de Cooperación, Albania - Argentina y Mercosur.


 

Por Edmond Trako


( Este artículo fue retirado de discurso presentado en un seminario sobre las relaciones entre el Mar Negro y el MERCOSUR )

Creo que, en el marco conceptual, estamos en general todos de acuerdo que el diagnóstico puede orientarse en el sentido de la importancia política, comercial y económica que tiene la relación entre el Mar Negro y el MERCOSUR. 


Pero también es bueno hacer algunas reflexiones, porque, a la hora de las definiciones políticas, pesan  -  para los países y para los bloques - intereses que están mucho más alla de los aspectos declarativos. Hay dos niveles de decisión que se manejan en las relaciones internacionales comerciales:


- el de las alfombras rojas, donde los presidentes, los jefes de Estado, los niveles de decisión política, encuentran coincidencias claras y definidas, y


- el de los tapetes verdes, donde en la mesa de negociación los intereses afloran y cada país, cada bloque, cada agrupamiento tiene derecho legítimo a defender sus posiciones en función de variables internas y externas que se manejan en el ámbito nacional e internacional.


Realismo y seguridad jurídica, son los dos pilares que debemos manejar en las negociaciones comerciales. Por tanto, en este mundo globalizado, interdependiente, competitivo, donde todas estas apreciaciones de carácter político tienen una realidad concreta, significa que cada país y cada bloque proyecta su estrategia a fin de insertarse en esta dinámica internacional.


MERCOSUR es una desafiante y dramática realidad, en el sentido de que un esquema de integración es también una base competitiva donde los socios van del brazo, con el riesgo de que alguno de ellos puede perder el brazo. Es una sociedad competitiva donde cada uno busca superarse para conquistar internamente un mercado y proyectar su competitividad en el ámbito internacional.


El Mar Negro es un agrupamiento para la cooperación económica, donde participan varios países y entre ellos Albania. En la última década, casi todos estos países, salvo Grecia y Turquía, han experimentado una profunda transformación y algunos de ellos emergieron por primera vez en el escenario internacional.


A partir de la caída del muro de Berlín (1989) la República Argentina no sólo acompaño y alentó los procesos de cambio que se operaban en la mayoría de los países del Mar Negro, sino que en algunos casos ocupó un lugar de liderazgo dado que, dichas decisiones fueron adoptadas con rapidez, como señal de apoyo a estos países.


La caída del muro de Berlín ha dado paso a una mayor globalización de las relaciones económicas y políticas, cruzada por los intereses comerciales comunes - con la consecuente mayor competitividad entre los nuevos conglomerados - y por la generación de una comunidad valórica y cultural compartida.


De este modo, se ha producido una lenta transición desde un tipo de política defensiva entre los bloques, basada en criterios de hegemonismo ideológico, a políticas de cooperación basadas en la búsqueda de la paz y el desarrollo como orientaciones primordiales de la política internacional.


En el caso de Albania, después del año 1992, con la caída del sistema dictatorial media secular, la sociedad albanesa comenzó a dar respuestas afirmativas a favor del cambio. El desafió de articular ese cambio fue asumido por el gobierno desde el comienzo de su gestión. Se definió una estrategia de cambio que apuntó a la construcción de una sociedad abierta, democrática, dinámica y equitativa. Pero la aceptación del cambio sin embargo no es aún suficiente. Es necesario profundizar de un modo aún más expresivo esa actitud en todos órdenes de la sociedad, a fin de que ésta, realmente tome en sus manos la construcción de su destino en estos nuevos tiempos de la transformación global del mundo


Por otra parte, a lo largo de los últimos años, la decisión del Gobierno argentino se sustentó asimismo en los objetivos expresados por las autoridades del nuevo Gobierno de Albania que promovía la instauración de régimen democrático, la transición de la economía centralmente planificada a economía de mercado, el respeto de los derechos humanos y de las minorías y la observancia de políticas exteriores basadas en principios internacionalmente reconocidos.

El Gobierno Argentino valoró también la firme decisión del Gobierno de Albania de integrarse a agrupamientos europeos políticos, económicos y de seguridad, además de la Organización de Cooperación y Seguridad Europea, como el Consejo de Europa, la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte.


En el sentido de cooperación económico internacional Argentina inició encuentros de carácter institucional tal como el realizado entre el Mercosur y el agrupamiento “Cooperación Económica del Mar Negro” (que incluye a países ribereños de esa cuenca marítima), cuyo último encuentro tuvo lugar en Buenos Aires durante el año 1998. Éste fue el tercero entre ambos, los que se habían iniciado en 1996 a través de una iniciativa del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales.


A parte de este tipo de cooperación, la Argentina realizó reiterados ofrecimientos de asistencia técnica a través de FO-AR asi como mediante la reactivación intergubernamental en materia científico-técnica. En consonancia con esta necesidad de acordar nuevos métodos que permitan desarrollar esta cooperación entre Argentina y Albania, a través de este aporte, a lo largo de los años 1994-1995 se intercambiaron grupos de especialistas.


Los cambios operados en Albania, con motivo del desmantelamiento del sistema de economías centralmente planificadas, produjeron una importante modificación en las reglas de juego que rigieron las relaciones en el campo económico-comercial con Argentina y con otros países de MERCOSUR, al desaparecer el Estado como único interlocutor todopoderoso, dando lugar a una multiplicidad de actores.


Para materializar la reforma macroeconómica el gobierno albanés ha firmado el acuerdo correspondiente con el Fondo Monetario Internacional, lo cual ha aportado en Albania ayuda consultativa y técnica en el control de la inflación y en la liberación de los precios de las mercancías y servicios. Durante todo este período ha dado valiosos consejos en establecer correctas relaciones macroeconómicas, asi como en el sistema de impuestos de créditos y tasas. 

 
Los resultados alcanzados - aunque tal vez insuficientes, mirados desde la perspectiva de países como el nuestro - muestran que esa postura respondía a las tendencias más profundas presentes en la economía internacional, reconociendo, por cierto, los componentes contradictorios que ellas contienen en su seno.

 

Albania está fuertemente interesada en intensificar la cooperación internacional y el intercambio con MERCOSUR. Durante los dos últimos años, el resultado del nuevo colaboración entre Albania y los países del Atlántico Sur, fue la realización de la primera visita oficial del Ministro de Relaciones Exteriores de Albania, no sólo en Argentina, sino también en Brasil, Chile y Uruguay. Esta visita fue concebida como una gira en los países del MERCOSUR para dar un impulso nuevo al desarrollo de la cooperación social-político y económico-cultural con estos países.


Asimismo, la comitiva albanesa, fue acompañado de varios representantes de las principales empresas albanesas, quienes también vinieron, por la primera vez en América Latina, para dar inicio a una cooperación comercial con los países de MERCOSUR. En los últimos años el número de empresas privadas albanesas que efectuaron operaciones de comercio exterior se encuentra en constante crecimiento y cerca de dos tercios de las importaciones serán efectuadas a través de operadores privados, especializados sobretodo en el campo de los bienes de consumo. Así que, en este sentido las posibilidades de desarrollar una cooperación económico-comercial fructuosa son muy grande, si los políticos abren el necesario camino. 


Por eso, durante esta visita la delegación oficial y los empresarios firmaron varios acuerdos de cooperación económico-comercial, cultural, social y por supuesto, político con Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, entre ellos dos acuerdos con la Cámara de Exportadores de la República Argentina y con la Federación de Asociaciones Comerciales del Distrito Federal de Brasil.


Considerando la conveniencia de contar con un instrumento más adecuado para el inicio de una nueva etapa de las relaciones bilaterales entre Argentina y Albania, en las próximas semanas se suscribirá otro acuerdo de cooperación científica y técnica. Además, la Chancillería argentina enviará a Albania durante este mes, un grupo de expertos que asesorarán el gobierno en materia de privatizaciones y para investigar la posible participación de empresas argentinas en los proyectos del Pacto de Estabilidad para el Sudeste europeo.


Un misión semejante, realizará también en Albania, en los próximos meses, el Gobierno uruguayo para estudiar en el terreno las posibilidades reales de aumentar la cooperación bilateral con énfasis en el campo de agricultura, ganadería y en aquello de los bancos y de las zonas francas.

 

Entre los países del Mar Negro, Albania, Rumania y Bulgaria, son países incluidos en el Pacto de Estabilidad, emprendimiento muy importante para el desarrollo de la región. Por lo tanto, este momento es una oportunidad para que nuestros países amplíen más allá la cooperación entre si, no solamente en el ámbito económico y comercial, sino que también en aquellos de ciencia, tecnología, cultura, educación, etc.


Albania como un país abierto hacia las inversiones y que tiene una legislación que asegura grandes estímulos para los inversiones, ofrece muchas ventajas que tienen que ver sobretodo con un favorable posición geográfico en los Balcanes y más allá. En el marco del Pacto de Estabilidad, Albania está enfocada como un punto de entrada de los inversiones para toda la región, como puerta occidental de los Balcanes. En este sentido, la cooperación con MERCOSUR también puede tomar otra trascendencia. El intercambio comercial con Albania, un país que no forma parte a la Unión Europea, puede conocer ventajas y facilidades importantes. Las zonas francas en Albania ayudarían que la mercancía de MERCOSUR llegan más en profundidad de la región.


Si nos detuviéramos en el análisis de la relevancia económica de los dos espacios económicos, el Mar Negro por un lado y el MERCOSUR por el otro, entraríamos en un terreno de cosas obvias. No cabe duda que los años que vienen implicarán una complejidad en las relaciones entre MERCOSUR y Mar Negro, y el resto de la comunidad internacional. 


De hecho, Argentina por su parte tiene un balance comercial deficitario con Estados Unidos, Unión Europea y Asia. En cambio, con los países del Mar Negro, a Argentina le resulta un balance positivo, hecho que justificaría muy bien todos los esfuerzos bilaterales, para desarrollar más allá las relaciones comerciales. A parte, un factor suplementario, que  favoriza un desarrollo a largo plazo de estas relaciones, es la presencia en la Argentina de las comunidades de todos estos países, miembros del Agrupamiento del Mar Negro, lo que se puede considerar como un estímulo más por ambos lados.


Está claro que, junto a los avances tecnológicos y pacificaciones generalizadas que se den en el mundo en los años que vienen, lo económico seguirá siendo muy importante pero no suficiente para sostener una base sólida y amplia en las relaciones entre los países. Sólo una actitud política amplia, frente a las responsabilidades que deban asumir en un momento dado, y sólo a partir de allí, será posible desarrollar cooperaciones exitosas y relaciones bilaterales cada vez mejores.



                           Edmond Trako fue Embajador de Albania en Argentina e otros paises de America Latina por diez años.

________________________________________________________________________________________________________________________
 << Voltar para Articles
Copyrigth © 2007 Todos Direitos Reservados